Antonella Sudasassi y cómo acabar con el “siempre ha sido así”

Texto: Janina Pérez Arias
Collage: María Pérez Martin

El despertar de las hormigas (2019), el primer largometraje de Antonella Sudasassi (San José de Costa Rica, 1986), toca diversos temas relacionados con la mujer en un contexto social y cultural local, cuyas dimensiones se convierten en universales.

A través del personaje de Isabel (interpretado por Daniella Valenciano), Sudasassi aborda la sexualidad femenina, pero también la importancia de aprender a ir contra corriente, reconocer el poder, escuchar la voz propia y ejercer el derecho a decidir.

La directora y guionista Antonella Sudasassi prepara su segundo largometraje Memorias de un cuerpo que arde.

Construcción de la historia de El despertar de las hormigas

El guión de la película es una acumulación de cosas que he observado. Obviamente en un solo guión se siente que esta mujer está super oprimida, pero realmente yo quería retratar a una familia feliz, que el esposo fuera bueno, que la mujer no sintiera que quería huir. Para términos de la acción incluí aspectos que he observado en la realidad; por ejemplo, que el marido maneje la plata a pesar de que la mujer la gana con su trabajo. Ese es un hecho que he visto de cerca, no sólo en estratos económicos y sociales bajos, sino por el contrario, inclusive cuando hay más dinero el acceso al mismo es restringido para la mujer.

El personaje de Isabel se enfrenta al hecho de asumir y entender que no necesita complacer a los demás, que ella puede decidir qué hacer, que no tiene que ceder a las presiones ni a cumplir con las expectativas de su familia o de la sociedad. Lo importante de ese personaje era que ella tenía que entender que tiene poder, voz y voto”.

La sexualidad de la mujer

La sexualidad femenina sigue siendo un tabú, no solamente en Costa Rica sino también en muchos países, donde hay muy poca educación sexual se habla poco o nada sobre ese tema, por lo que se presta a muchos problemas. En primer lugar, está la frustración de no disfrutar del sexo, luego está el desconocimiento del cuerpo en el sentido de no saber qué es lo que te da placer, y es que puedes ser adulta y con hijos y aún no saber lo que es un orgasmo. Eso sigue existiendo. Las pastillas anticonceptivas son accesibles, pero una sexualidad plena para la mujer continúa siendo muy lejana en muchos contextos.

Erradicar el machismo en las mujeres

Requiere mucho trabajo, se trata de un autoconocimiento profundo y de educación. Hay que esforzarse en repensar absolutamente todo, porque muchas cosas las hacemos, no con mala intención, pero por costumbre. Y son precisamente esos hábitos tan arraigados los que cuestan mucho identificar porque son naturales para nosotras; es muy difícil identificar que haya algo malo en ciertos comportamientos. Entonces nos escuchamos diciendo: “¡ah, es que siempre ha sido así!”.

Por otra parte, hay que incentivar la curiosidad para descubrir otros mundos, nuevas cosas, ver más películas de diferentes lugares, etc. Todo eso hace que una tenga más insumos para entender el entorno.

Ser directora en Costa Rica

En Costa Rica existen muchas directoras, es algo bastante particular. Hay muchas que me han antecedido y ellas han sido una fuente de inspiración, pero sé que en el mundo esta profesión es un campo de hombres y son ellos los que siguen dominando los festivales, los premios, etc. Sin dudas tenemos que abrirlo.

Estamos habituados a ver un cierto tipo de lenguaje, y esas costumbres hay que romperlas. Estamos habituados a ver en el cine historias contadas por hombres y eso debemos cambiarlo. En el cine también hay que romper con el “siempre ha sido así”, lo cual implica ver que existe alguien que ya lo había hecho antes y aunque seas la primera, se trata simplemente de tener la voluntad de decir: "esto es lo que yo quiero hacer”.

Sobre las cuotas de mujeres en el cine

Creo que siempre hay medidas que se precisan hasta que ya dejan de necesitarse. No se trata de favorecer a las películas hechas por mujeres porque “¡ay, pobrecitas!”, al contrario. Es necesario abrir espacios, hay que empezar a acostumbrarse a ver otro tipo de historias, y no solo de mujeres, sino de absolutamente lo más diverso que se pueda. Hay que escuchar y ver las historias de diferentes voces, salir de la predominancia del “hombre blanco” para pasar a todo tipo de personas de diferentes géneros. Entonces llegará el momento cuando nos demos cuenta de que ya no necesitamos cuotas porque ya estamos viendo de todo.

Filmografía

El despertar de las hormigas (2019)

El despertar de las hormigas: La niñez (2016)

De cómo para Cecilia el rojo dejó de ser fuego (2009)

Descartable (2009)

Logo

Nosotras

© Derechos de autor. Todos los derechos reservados.